Canarios de color, forma y postura, ornamentales

Union Canaricultores
General Sarmiento
fundada en 1967
[ historia - color - forma y postura - ornamentales ]
El churrinche (Pyrocephalus rubinus)

En algunas zonas se lo llama brasa, brasita de fuego, bola de fuego, de acuerdo con el rojo brillante de su cabeza; en otros predomina la impresión de su canto y el nombre destaca la onomatopeya: churrinche. Esta especie presenta una marcada diferencia de color entre los sexos. El macho, presenta con una típica librea de vistoso rojo fuego en el copete y escarlata en el cuello, pecho y vientre; la hembra es gris cenicienta, con el pecho estriado. El hábitat preferencial del churrinche -especie de amplia dispersión americana- son los montes densos y los claros de sus orillas, que le brindan ámbito propicio para la nidificación y alimentación. Se desplaza en matas y pastizales donde abundan los insectos. No es raro, además, que busque su alimento en arroyos y lagunas; esta inclinación por los lugares húmedos no aparece en otras áreas de su distribución, como México o los Estados Unidos, donde habita suelos áridos. A la Argentina, el churrinche llega desde el norte al comienzo de la primavera. En las provincias centrales, y sobre todo en la llanura pampeana hasta Río Negro, encuentra terreno adecuado para construir su nido y reproducirse, para luego volver a emigrar; en otoño los primeros churrinches ya están en Colombia.

Actividad

El inconfundible "churruit", "churruit" del churrinche suele oírse acompañando el vuelo de despliegue. En este vuelo se eleva casi verticalmente haciendo un movimiento rápido con las alas desplegadas hacia el dorso; luego planea unos instantes y vuelve a bajar al mismo punto o se desliza entre los árboles. Así continúa durante todo el día, un día que comienza muy temprano. De todos modos, su actividad crece entre la media mañana y el mediodía: una y otra vez repite los vuelos de despliegue, después se posa atento a la captura de un insecto, lo atrapa, regresa. El suyo es un vuelo corto, ágil y rápido. Para cazar, primero se posa al acecho en una rama y en cuanto ve una presa se lanza hacia ella con un vuelo recto, pero antes de atraparla da varias vueltas en el aire. Después vuelve a su puesto de observación con planeos ondulantes y tranquilos. El árbol es también su albergue nocturno, desde donde a veces se lo oye también cantar. Cuando debe enfrentar inclemencias climáticas muy rigurosas se lo ha visto utilizar como albergue troncos ahuecados por descomposición.

Biología general

El churrinche emigra a nuestro país en la primera o segunda semana de setiembre; a poco de llegar se constituyen las parejas, que algunos autores suponen que duran toda la vida. Durante el cortejo, el macho suele ofrecer un insecto a la hembra al tiempo que emite llamadas y agita las alas. Cuando ésta acepta la ofrenda, el macho intenta la cópula.Si casi siempre el macho elige el emplazamiento del nido, siempre es la hembra la que se encarga de construirlo y de acarrear los materiales necesarios.En octubre, o poco antes, la hembra hace la primera postura. Pone de dos a cuatro huevos en días consecutivos, (como la tijereta y el benteveo real, de la misma familia, en tanto que el benteveo común y el piojito, que también pertenecen a ella, lo hacen en días alternados). La hembra comienza la incubación antes de terminar la postura total. Durante la incubación que dura entre trece y quince días, el macho -que puede permanecer lejos del nido pero siempre dentro del territorio- le proporciona el alimento.Ambos padres se ocupan de alimentar a los pichones hasta después de dejar el nido. A veces dividen la tarea y cada uno se encarga de un hijo hasta que aprende a valerse por sí mismo.En el mes de abril, parten primero los adultos, preferentemente los machos; no lo hacen poco a poco sino que se van todos al mismo tiempo. Quedan los jóvenes, que ya a los dos meses comienzan a cantar. A fines de abril, es posible que a causa del frío del otoño, ellos también migren hacia el norte.

Bio-ecología

Los tiránidos, familia a la que pertenece el churrinche -como otras aves cuya alimentación depende de la captura de insectos-, presentan algunas adaptaciones que les facilitan dicha tarea. En los tiránidos éstas se dan en la forma del pico y en la aparición de las vibrisas (de este modo se denominan las plumas especializadas existentes a ambos lados del pico). Se supone que la capacidad sensorial de las mismas ayuda a la detección cercana y a la captura de los insectos. El churrinche atrapa al vuelo moscas, mosquitos y otros insectos que constituyen su dieta, como diversos coleópteros, mariposas, abejas, hormigas voladoras y hormigas invasoras de los panales que se encuentran en los árboles. Sus depredadores naturales son las aves rapaces y los félidos.

ucgs
Union Canaricultores General SarmientoEsta es la visita: 300
©2021 UCGS.com.ar - Diseño: Sysmika.com ( ∫ )