Canarios de color, forma y postura, ornamentales

Union Canaricultores
General Sarmiento
fundada en 1967
[ historia - color - forma y postura - ornamentales ]
El chingolo (Zonotrichia capensis)

Sin ser tan doméstico como el gorrión, con quien se lo compara habitualmente, el chingolo no parece temer demasiado al hombre, ya que no solo frecuenta parques, jardines y lugares poblados en general, sino que hasta es capaz de aventurarse en los patios de las casas en procura de alguna "miguita" de pan. Una característica distintiva son sus plumas de la corona -gris, con laterales negros se elevan ante determinados estímulos formando un pequeño copete. El dorso es pardo, rayado de negro, y la zona ventral blanca.
Es una especie dotada de gran capacidad de colonización. Su área de distribución es sumamente amplia: se extiende desde México hasta el Cabo de Hornos, pudiendo habitar en alturas superiores a los 3.500 metros.

Esta expansión responde al hecho de que sus necesidades alimenticias y climáticas son satisfechas en gran parte del continente americano. Los hábitats preferidos del chingolo son los espacios abiertos, con árboles y arbustos, y los cultivos y plantaciones, ya que su dieta está integrada por semillas e insectos.

Actividad

Aunque ocasionalmente forman bandadas de centenares de individuos, los chingolos no son aves de hábitos gregarios. El área de acción es delimitada y defendida por el macho, aunque la hembra también es territorial. Con cantos y corridas el macho previene al probable invasor y, si es necesario, entra en combate para expulsarlo de su territorio. Fuera de su área adopta una conducta poco agresiva o por lo menos ambivalente frente a otros individuos. Los chingolos juveniles aprenden a delimitar su propio terreno entre los 5 y los 11 meses de edad. Mientras tanto parecen mantenerse a la espera de que, en el territorio de algún adulto, se produzca una "vacante". Durante el periodo de reproducción y crianza el canto les sirve para comunicarse y guiar a los pichones.

Biología general

Aunque el chingolo no es un ave estrictamente gregaria, accidentalmente puede formar bandadas de varios cientos de individuos, que se dispersan fácilmente si algo las perturba.
En general, la época de reproducción del chingolo comprende de septiembre a febrero, con algunas variaciones según las subespecies. El cortejo lo realiza el macho valiéndose del canto y galanteo ante la hembra. Parado en el suelo, el macho abre las alas mientras emite un armonioso canto. La construcción del nido está a cargo exclusivamente de la hembra. Por lo común lo realiza en una depresión del suelo, de modo que los bordes del nido queden debajo del nivel del terreno, protegido del viento entre la vegetación. Aunque esta ubicación es la más frecuente, también lo construye entre las ramas de un árbol o en algún poste. También lo puede hacer entre raíces o en huecos de barrancas. Con pajitas, cerdas y crines, la hembra va construyendo el nido en forma de copa. Luego de tres días de construcción concluye la tarea, y deposita en el 2 a 4 huevos pequeños de color celeste con manchitas parduzcas. Los chingolos tienen dos posturas al año.

Bio-ecología

La alimentación del chingolo es omnívora ya que consume semillas e insectos, variando las proporciones según la época del año. Sus principales depredadores son los lagartos (Tupinambis sp.), culebras, roedores como la rata europea (Rattus rattus) y los colilargos (Oryzomys sp.). También la comadreja (Didelphis albiventris) y, ocasionalmente, la lechuza de las vizcacheras (Athene cunicularia).

ucgs
Union Canaricultores General SarmientoEsta es la visita: 291
©2021 UCGS.com.ar - Diseño: Sysmika.com ( ∫ )